Casa Enlatada

Contenedores marítimos, construcción alternativa y varios etcéteras

Permacultura (3) – Principios de diseño y otras ideas brillantes

Muy bien, en los dos post anteriores he dado una idea general de la teoría y la ética atrás de la permacultura. Ahora vamos a lo concreto, ¿qué dice esta gente que resulta tan interesante como método para diseñar?

Ah, antes una aclaración (redundante si leyeron algo del material que aparece en los links de los post anteriores, pero bueno): la permacultura fue desarrollada en Australia como método para diseñar granjas orgánicas y huertos familiares. Tiene ideas buenísimas que también se pueden aplicar al diseño de casas (haciendole algunos ajustes menores). Yo me voy a referir solo a las que se pueden aplicar a casas, hay más, y las pueden encontrar en las páginas que sugiero en los links del post anterior, y en muchas otras.

Arrancamos:

————————

El uso del espacio

Aquí se pueden encontrar varias ideas brillantes, entre ellas, la distribución del espacio en zonas, y la colocación relativa de cada objeto según su uso.

En permacultura sugieren clasificar los espacios en zonas asignándoles un número (según el tipo de actividad que vaya a realizarse en ellas, y la frecuencia con la que se visita cada zona).

¿Cómo lo aplican? En el caso de una granja, por ejemplo, la Zona 1 es la de mayor actividad. Incluiría la casa y zonas muy cercanas. La zona 2 incluiría el gallinero y el huerto (que se visitan por lo menos una vez al día), y la tres es la chacra, que se visita menos… y así sigue.

Las zonas no son tipo círculos (o rectángulos) concéntricos, pueden estar divididas de varias maneras, y se pueden superponer o “meterse” unas adentro de otras. O sea, no es una división material, es una clasificación teórica que permite ordenar diferentes cosas para ahorrar trabajo y energía.

Lo que la permacultura sugiere es colocar juntos (o cerca) los elementos del diseño según su uso. Clasificar el espacio en zonas según la actividad es útil porque nos permite agrupar y colocar juntas aquellas áreas que requieren mayor atención . ¿Cómo lo explico?

A ver si me logro explicar:

La teoría es simple. Si es una granja, en la zona 1 (la casa) se desarrollan la mayoría de las actividades, pero también llamamos zona 1 al camino que lleva al gallinero, por ejemplo. ¿Para qué? Bueno, vamos a visitar el gallinero por lo menos una vez al día, asi que en los costados del camino podemos colocar aquellas plantas que requieren que las reguemos todos los días.

Así, cuando vamos al gallinero a alimentar a las gallinas, las vemos y no nos olvidamos de regarlas. O mejor aún, nos acordamos antes, y junto con la comida para las gallinas (y la canastita para los huevos), llevamos además la regadera y ya las regamos de pasada. Nos ahorramos un viaje.

En el caso de aplicar esta clasificación a una casa, por ejemplo, la cosa cambia. No hay recetas (o habitaciones ya “marcadas” de antemano como zona 1 o 2). Hay que aplicarla (y varía) teniendo en cuenta quién va a vivir en la casa.

Pero determinar de antemano cúales partes de la casa son las que más se van a usar permite decidir cuánto espacio destinarle a cada una de las habitaciones.

Por ejemplo, hacer una cocina grande si nunca cocinamos es una pérdida de espacio y de plata, mejor invertir ese espacio que sobra para una pieza de desahogo (con lo que nos gusta requechar y acumular porquerias a los uruguayos, una pieza de desahogo es algo que no debería faltar en una casa).

Si combinamos esta idea de priorizar las zonas según su uso con otras ideas, como el diseño solar pasivo, por ejemplo, tendríamos que colocar en el lado norte de la casa las habitaciones donde vamos a pasar la mayor parte del tiempo, para aprovechar al máximo la luz y el calor del sol.

Si queremos ahorrar energía en calefacción y refrigeración, colocaríamos la estufa (en mi caso, estufa de alto rendimiento) lo más cerca que se pueda de las zonas de actividad más intensas, asi aprovecha al máximo el rendimiento de la estufa o del aire acondicionado.

casa texe blog2

O para volver al ejemplo que ponía en el post anterior, veamos la casa de mi amigo.

¿Se acuerdan? El que trabaja con computadoras y duerme hasta mediodía: el diseño de la casa para él (la foto de arriba es una de las pruebas) debe priorizar el espacio donde esté la máquina (que sea grande, cómodo y bien iluminado y ventilado), debe tener la estufa y el aire acondicionado cerca para que esté cómodo, y sería bueno poner el cuarto de él mirando al oeste, para que el sol no lo jorobe cuando duerme. A eso se refieren las zonas, a tratar de que la casa sea lo más cómoda posible en función de cómo la usas.

En este caso, la zona 1 es el estar y la pieza con la computadora (que está del otro lado de la pared de estufa, aunque no se ve en la foto). La estufa está colocada en un rincón (para que no esté en la pasada, jorobando) pero cerca del estar (con la super tele, arghhhh) y cerca de la zona donde trabaja. Colocar una arcada ayuda a que el calor se distribuya hacia la zona en la que va a pasar la mayor parte del día.

La zona 2 (de menor actividad) incluye el cuarto de él, el baño y la cocina… en la última zona estaría la pieza de desahogo y el futuro garage, que no visitaría a diario.

Ese diseño prioriza las zonas de la casa donde va a pasar la mayoría del tiempo (o donde se encuentran las cosas que le gustan, como los ventanales y la tele grande), y las coloca mirando al norte. Creo que la idea de las zonas de actividad queda clara.

—–

A esto se suma la segunda gran idea de la permacultura:

El principio de la colocación relativa

¿Qué quiere decir? Colocar cerca las cosas que más se usan (o que requieren mayor atención). También se refiere a cómo diseñamos las puertas y muros en las habitaciones (para evitar una casa llena de recovecos y corredores).

Por ejemplo, coloque cerca los elementos más usados en cada habitación. Asi ahorra viajes, y evita que algo que no se usa quede en el medio del camino, jorobando. O sea, piense por adelantado qué muebles debe colocar en cada pieza, y cómo los usa, y en función de eso, diseñe.

Pongamos por ejemplo un diseño tentativo que hice para mi mini-cocina en el contenedor (el diseño es tentativo pero deja hacerse a la idea de como se aplican las ideas que menciono arriba):

cocina blog

Es diminuta, como corresponde, asi que agrupé las cosas de acuerdo a su uso (y a que todas las puertas abran sin problemas). La cocina está al lado del fregadero porque la garrafa va abajo, por ejemplo. La mesa (que no uso cuando cocino) está enfrente.

Mi plan es guardar las cosas en los estantes y cajones de acuerdo a su uso, de modo que las cosas que más uso vayan en los estantes y ganchos que estan cerca del fregadero, al alcance de la mano. Así, los platos y tazas de uso diario van en estantes cerca de la heladera (junto con el café y el azúcar y esas cosas), y la licuadora y otros electrodomésticos que uso muy de vez en cuando van en el placard de arriba.

La idea se entiende, ¿verdad? Si le dieramos notas a los objetos de la cocina, de acuerdo a la frecuencia con la que los usamos, entonces las cosas de uso diario van en los estantes que quedan más a mano (a la altura de la cintura) asi no nos agachamos ni estiramos, y las cosas que casi no usamos van en los rincones, lo más lejos posible asi no joden cuando no las usamos.

Diseño para vagos, que le dicen. Me encanta.

Lo mismo se aplica al jardín y el patio. En mi caso, el humedal construido va en un rincón cerca del linde sur del terreno, donde no joda; y la terraza-deck con macetas y plantas mira al norte, para sentarse a tomar mate mirando las plantas (y de pasada, entre mate y mate, acordarme que las tengo que regar :)

La idea general se puede resumir en: diseñe pensando en el uso de cada elemento, y priorize los más usados sobre los que casi no usa.

—–

También dentro de las ideas de distribución del espacio, la permacultura hace énfasis en trabajar con la naturaleza, teniendo en cuenta sus patrones y ciclos. O sea, piense por adelantado cómo puede hacer para solucionar problemas que se le puedan presentar a futuro. Por ejemplo, colocar plantas y arbustos de hoja caduda ayuda a proveer de sombra a ciertas zonas en verano (en mi caso, el deck), sin estorbar el paso de la luz del sol en invierno.

O (también en mi caso), si no es fanático de la jardinería, no plante cosas que requieran mucho trabajo y esfuerzo. Haga un jardín natural con plantas autóctonas (que aguantan las sequías y se cuidan solas). Plante pasto del que crece en el campo… nada de césped bonito que haya que cortar y regar. Esa clase de cosas.

—–

Otro elemento importante del diseño espacial en permacultura es el principio de usos múltiples. Que cada cosa sirva para varios usos diferentes. Por ejemplo, volviendo a mi mini-cocina, los estantes que se ven atrás y arriba de la heladera son a la vez la divisoria con el estar y la cocina es a la vez el corredor de acceso al baño, que está en una punta del contenedor, donde estorba menos (diseño hecho siguiendo las ideas de Jay Shafer de aprovechamiento del espacio).

Hay muchos modos en los que se puede aplicar esta idea de que cada cosa que pongamos en la casa sirva para varios usos.

Para mi lo más importante de esta idea es que ayuda a hacer una lista mental de las cosas que realmente usamos. A mi me ayudó mucho a descartar muebles y ropa que no usaba.

Si vamos a construir una casa chica, es fundamental tener claro para qué vamos a usar cada cosa, y descartar o mandar a los rincones las cosas que en realidad casi no usamos. Y descartar también las cosas que estan repetidas (o sea, si puede planchar en la mesa de comer, entonces deshagase de la tabla de planchar, una cosa menos jorobando en la casa). ¿Se entiende?

——————————————————–

Transforme los problemas en soluciones

Ya sé que esta frase asi solita suena a perogrullada, pero no lo es. Es bastante simple de aplicar:

Hay algo en su casa que le molesta, bueno, debe haber una manera de cambiarlo para que le resulte mejor. Por ejemplo, ¿tiene un rincón del patio hacia donde corre el agua de lluvia, y siempre está humedo y lleno de barro? No lo rellene, transformelo en un jardín húmedo. Pongale cartuchos (calas) y otras plantas a las que les guste la humedad, como pajas o totoras (hay muchas). Cuando llueva y se encharque, las plantas van a estar chochas y es mucho más fácil que tratar de hacer crecer cesped en una zona que no lo permite.

¿El muro con la casa del vecino es horrible? Metale una buena planta trepadora, que aproveche el muro como apoyo y lo esconda. Esa clase de cosas.

Terreno relleno con muro de contención

En el caso de mi diseño, el terreno en el que pienso colocar el contenedor ya tiene preparado y relleno un sector, de 10 metros por 10, donde construir una casa “normal”. Pero mi lata de sardinas es finita, y demasiado larga para ese espacio. Asi que o pongo el contenedor contra el alambrado (y la calle) o lo hago sobresalir más allá del muro de contención (y una parte de mi lata queda “flotando” a 1.50 metros sobre el suelo).

Bueno, como la idea de que quede contra el alambrado no me gusta, lo voy a hacer flotar. Tres o cuatro metros van a quedar “flotando”.

Pero por razones tanto prácticas como estéticas, el espacio que quede abajo (de casi 1.50 mts de alto) lo voy a usar para un par de cosas. Va a ser la leñera (necesito estoquear leña de un año a otro, por lo de la estufa de alto rendimiento, ¿se acuerdan?) y además va a ser el “techito para la moto”. Va a requerir pensar bastante cómo le hago un cerramiento parcial (probablemente con una verja o similar, y una planta trepadora tipo Santa Rita). Pero lo que era un problema se transformó en una parte útil de mi diseño (me ahorra hacer una leñera aparte y protejo la moto de la intemperie). El que quede “lindo” depende de cuanta cabeza le ponga al diseño, pero puede andar.

A eso se refieren los de la permacultura con “transformar los problemas en soluciones”.

Piense, que pensando probablemente se le ocurra una manera mejor de hacer las cosas, un modo de transformar las cosas para que queden a su gusto.

—————————————————-

Pensar y repensar antes de hacer

Pero la principal y más importante idea de la permacultura es que ellos insisten en diseñar bien hoy para pasar poco trabajo mañana.

O sea:

Observar, pensar y repensar. Tomarse el tiempo para investigar distintas posibilidades. Para diseñar y rediseñar, para calcular con detalle dónde va cada mueble, cada puerta, cada planta del jardín. Es imposible cubrir todo, pero el diseño Nº 14 que hagamos va a ser mucho más a nuestro gusto que el diseño Nº 2. Lo digo por experiencia personal.

Averigüe qué materiales hay en el mercado y considere usar materiales “exóticos”. Hay muchos materiales para construcción en seco que se pueden usar en una construcción convencional, desde chapones de fenólico y de yeso para revestir paredes y hacer cielorrasos, hasta saneamientos ecológicos tipo humedal construido.

Use los materiales que le resulten más prácticos, económicos o fáciles de mantener (aunque no sean los más lindos). Las verjas de madera son preciosas, pero si no es de los que les gusta pasarsela pintando y lijando, mejor ponga una de metal, que requiere mucho menos mantenimiento. Y “escóndala” con una buena planta trepadora, de preferencia de las que no se podan seguido. La planta feliz de tener donde trepar y usted feliz de no ver la verja metálica. Todo el mundo contento.

Considere invertir más ahora para ahorrar plata y/o trabajo mañana. Invertir más en materiales durables, de bajo mantenimiento o fáciles de limpiar. Y además, ahora hay tantos materiales nuevos en el mercado que hay gran variedad de donde elegir (y los precios lo van a sorprender, no son tanto más caros que los materiales “ya establecidos” para construir)

Diseñe pensando en las personas que van a usar la casa, no en las visitas o en la opinión de los vecinos. Construir una casa para vivir cómodo, no para impresionar.

– También es imprescindible hacer bien las cuentas (eso lo agrego yo, pero forma parte del pensar antes, y es una cosa que poca gente hace bien cuando se larga a construir una casa). Construir en Uruguay es caro. Muy caro. Lo más barato es el portland y los ladrillos. Pero el esqueleto requiere muchas cosas para transformarse en casa. Hay que planificar muuuuuy bien y no olvidarse de nada (y por las dudas, tener una plata extra, de preferencia de varios miles de dólares, para cubrir las cosas que se olvidó de calcular).

En resumen, tomese su tiempo, el que haga falta, para pensar y diseñar tranquilo. Cambiar las cosas en el papel (o en la computadora, en mi caso) es mucho más fácil y barato que construir y después querer reformar sobre lo que ya está hecho.

————

Y tá, este post ya es larguísimo, creo que dejo por acá. Arrivederci (o como sea que se escriba :)

Pd: Hay un excelente manual de diseño en permacultura escrito por Graham Bell, voy a ver si lo puedo resumir en el próximo post, porque es práctico y sencillo de entender, y tiene unas ideas buenísimas. Salú

post siguiente

post anterior

 

 

 

 

volver a inicio

Anuncios

2 comentarios el “Permacultura (3) – Principios de diseño y otras ideas brillantes

  1. Pingback: Permacultura (2) – Principios y lineas éticas generales | Casa Enlatada

  2. Pingback: El mundo se queda sin petroleo, ¿y ahora qué comemos? | Casa Enlatada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 24 noviembre, 2011 por en Cómo diseñar, Permacultura.

Información de contacto

Suscribirse a Casa Enlatada

A %d blogueros les gusta esto: