Casa Enlatada

Contenedores marítimos, construcción alternativa y varios etcéteras

¡Consumismo a prepo, qué fastidio!

Hola de nuevo, luego de una pausa un poquito larga (dos meses), aquí ando escribiendo otro post, ésta vez acerca de otro documental muy interesante que encontré en internet.

Basurero electrónico en Ghana (foto de Basel Action Network)

Bueno, no lo encontré yo, de hecho. Fue uno de esos links puestos por amigos en Facebook. Si, si, ya sé que es verdad lo que dice mi hermano, que el Facebook está diseñado como una gigantesca revista de chimentos. Es cierto. La mayoría de la gente lo usa para “chusmear” sobre la vida ajena sin verdadera mala intención. Vemos las fotos de las vacaciones de los amigos, los nenes, miramos los videos que recomiendan, etc…

Pero a veces, algún “despistado” decide usarlo para cosas un poco más sesudas que colgar links a música o chistes. Uno de esos despistados es un amigo mío que se llama Sergio, y que recomendó este excelente video acerca del consumismo “a prepo” que llevamos hoy en día.

El tema me interesa especialmente, porque soy de la gente de la vieja guardia que prefiere comprar caro y bueno, que barato y de mala calidad. Muchos preferimos gastar más pero comprar un producto “de marca”, que, en teoría, nos va a durar más tiempo y va a rendir mejor.

Pero no siempre nos sale bien la jugada. A mi me pasa todo el tiempo con el calzado deportivo (que consumo como si fuesen caramelos, porque si hay un trabajo que “se come” los zapatos ese es el trabajo de cartero). Asi que mi política es no comprar zapatos berretas de 200 pesos (10 dólares), sino que voy a la tienda, respiro profundo, y pago (con tarjeta de crédito, como corresponde) 1500 pesos (75 dólares) por zapatos de marca. Y no me funciona demasiado bien, tengo que reconocer. Porque los Reebok y los Topper que he comprado últimamente no me han durado ni la mitad de lo que podría esperarse cuando una les mira el precio. Yo puteo y le hecho la culpa a la falta de controles de calidad en mi país, y a que no tenemos una verdadera política de defensa del consumidor acá en Uruguay.

Los productos no tienen que decir dónde fueron fabricados, por ejemplo. Asi que acá compramos Adidas hechos en Asia (que no son ni cerca de lo buenos que son los hechos para vender en el primer mundo), y los pagamos igual de caros que en Europa, pero acá duran poco porque son de mala calidad. Una porquería, sobre todo porque yo no gano lo que gana un cartero en Europa, pero gasto más en zapatos.

Bueno, el documental que generó este post habla exactamente sobre eso. Explica qué es y como aplican los fabricantes el concepto de “obsolescencia programada“. El nombre es entreverado, pero la idea es sencillísima: Hacer productos que tengan una vida útil corta, asi te obligan a tirarlo y comprar otro.

A mi me subleva. Supongo que siempre he sido medio rebelde. Por ejemplo, las modas en ropa cambian todos los años. Y los modelos son tan diferentes unos de otros, que cualquiera se da cuenta de que andás con ropa comprada hace 3 años. Yo hago justo eso. Nunca me ha gustado seguir las modas, asi que ando con ropa que estuvo de moda hace 10 años, y mientras no se vuelva harapos, me niego a tirarla.

Y lo mismo hago con todas las cosas que tengo, compro de la mejor calidad que puedo pagar (o lo que creo yo que es de mejor calidad, recién me vengo a desayunar que comprar marcas de renombre no me garantiza que duren más o que sean mejores). Se van a romper igual, porque soy (todos somos), un eslabón diminuto en esa cadena de consumo. Tengo que comprar, para que otros ganen mucho. Y sin quejarme.

A mi me asusta pensar cuanto control ejercen los fabricantes sobre nuestras billeteras. Lo más indignante es no poder saber cuales productos están diseñados para romperse rápido. Y una compra cosas más caras porque se piensa que son buenas marcas, y se rompen al poco tiempo, igual que las porquerías chinas.

Bueno, señores fabricantes, permítanme decirles: ¡Púdranse, malditos!!! Ah, y ¡Grrrr!!! (ya sé que no sirve para nada quejarse, pero como relaja :)

El documental que estoy recomendando habla precisamente de eso, de como nos desprecian los fabricantes. Y es excelente (a pesar de que la voz en off fastidia bastante, la verdad, o debe ser que no me llevo demasiado bien con el acento español más azucarado). Igual vale la pena verlo. Y para los que les interese el tema, puse además links a otro par de documentales que tratan sobre calentamiento global. No están directamente relacionados con el tema del consumismo a prepo y sus consecuencias para nuestro bolsillo y para el planeta, pero es bueno escuchar las dos campanas sobre este cuco con el que nos asustan todos los días.

Comprar, tirar, comprar – Fabricados para no durar, de Cosima Dannoritzer

Comprar, tirar, comprar – Fabricados para no durar

Otro link (dividido en 4), y otro más (por las dudas, vió).

Ah, y link a la versión extendida (dura 20 minutos más)

– Link a una entrevista con la directora en el programa “No toquen nada” de Océano Fm (Montevideo). Miren abajo en la página que el audio está ahí para escuchar

– No se pierdan este excelente artículo de Gaceta Joven que lo comenta, trae links a casi todas las cosas mencionadas en el video de arriba:

http://gacetajoven.com/medio-ambiente/fabricados-para-no-durar/

– Alguna gente quiere hacerles frente, por ejemplo: Doors of perception

– Otro artículo (en inglés) sobre descarte responsable de la basura electrónica, y el problema en Ghana: http://www.electronicstakeback.com/global-e-waste-dumping/

– Y de postre, otros dos documentales, que no son sobre consumismo sino sobre calentamiento global, y plantean dos puntos de vista muy diferentes. Uno sostiene que el calentamiento global es el resultado directo de la industrialización, el otro le hecha la culpa a la actividad solar.

Conviene ver los dos, porque es bueno ver las dos campanas, para poder pensar con libertad y hacerse uno sus propias ideas. Acá se los dejo:

1 – El famoso y oscarizado “Una verdad incómoda”, presentado por Al Gore. Ya saben, el video que denuncia los problemas que trae la industrialización sin control, causando el cambio climático. Al Gore se luce apareciendo en el 90% de las escenas (lástima que no sea tan buenmozo como Brad Pitt, ahí si que se disfrutaría su cara apareciendo cada 15 segundos en la pantalla). Pero se ve que el jefe de campaña de Al estaba decidido a mostrar a su heroe como el mejor muchacho de EEUU.

El bueno de Al se hace abundante propaganda como un devoto padre de familia, como un hermano dolorido y un ciudadano humilde pero preocupado por el bienestar de todos. Un luchador incomprendido,  como quien dice…

Ah, y en el tiempo que le queda, presenta augurios de un negro futuro, plagado de desastres tales como huracanes, inundaciones, etc, etc, etc. Se olvida de mostrar a los científicos que no concuerdan con su teoría, obvio, pero un político de ley no va a dejarle espacio a la oposición para que lo contradiga, en su propio documental además… habráse visto.

2 – Su contrapartida, “El gran fraude del calentamiento global”, que básicamente sostiene que el causante del calentamiento no es el CO2, sino la actividad del sol. Estos ciclos de calentamiento-enfriamiento ya han ocurrido en el pasado y no ha traido graves consecuencias para la vida en la tierra (y en esto tienen razón, basta leer un par de manuales de prehistoria para saber que estos ciclos calientes han ocurrido innumerables veces, y la tierra no colapsó). Lean la descripción del video, que es larguísima pero también muy explicativa.

Links:

http://www.youtube.com/watch?v=SwzpBEFH3iI

http://www.youtube.com/watch?v=zqBs3akiago

El verdadero problema no es saber qué va a pasar si la tierra se calienta, la verdadera pregunta, creo yo, es ¿qué vamos a hacer cuando los recursos se agoten? y ¿qué vamos a hacer con toda la basura y toda la contaminación que estamos generando acá en la tierra?. Porque los ríos y océanos contaminados no generan cambio climático, pero si arruinan la vida de regiones enteras.

————

En fín, yo seguiré comprando porquerías y pagandolas como buenas, pero al menos ahora sé que no se debe a mi supina estupidez, sino a la falta de ética y a la mala fe de los fabricantes. Ah, y a la falta de control del estado, que debería protegernos como consumidores, con reglamentaciones de calidad más estrictas y mayor información acerca del orígen de los productos. Ya que nos cobran impuestos hasta por respirar, por lo menos podrían pagar un par de sueldos para que alguien se ocupe de proteger a los consumidores.

Pero de repente pedir eso es pedir demasiado a los pobres políticos uruguayos. Bien sabemos lo serviles que siempre han sido nuestros políticos con el lobby empresarial extranjero. Un poquito de presión, y se derriten, nuestros políticos. Igual los queremos, muchachos, ustedes no se quemen…

post siguiente

post anterior

 

 

 

 

volver a inicio

Anuncios

3 comentarios el “¡Consumismo a prepo, qué fastidio!

  1. Pingback: Otro video sin desperdicio « Casa enlatada

  2. Pingback: El mundo se queda sin petroleo, ¿y ahora qué comemos? | Casa Enlatada

  3. Pingback: Navegando (4): Cocinas a leña ultra-fashion (europeas) | Casa Enlatada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 28 enero, 2012 por en Información Gral.

Información de contacto

Suscribirse a Casa Enlatada

A %d blogueros les gusta esto: