Casa Enlatada

Contenedores marítimos, construcción alternativa y varios etcéteras

Quinta 2.0 (Parte 2): Los primeros pasos

Hola a todos, acá continúo con ésta apasionante historia por etapas (si se perdió la primera parte, haga click aquí).

Ésto es como en las revistas Nocturno que compraba mi abuela hace más de 30 años, que ponían artículos por pedazos y continuaba en la siguiente edición.

Con un poco de suerte, Habemus Floribus!

Con un poco de suerte, en un par de meses, Habemus Floribus!

Y ustedes se dirán que no puede haber nada de emocionante en plantar unas semillas, pero NOOOOO, si estarán equivocados.

Nada en un proyecto bien planeado puede salir 100% bien ni ser completamente fácil. Ley de Murphy, que le dicen.

Esta es una saga que incluye trabajo (pocotón), intriga y protagonistas moviendose en puntitas de pie en medio de la oscuridad (ocho protagonistas, 32 patas, sepetecientos bigotes), y otras dos protagonistas (cuatro patas en total, sin bigotes de momento) literalmente en armas contra los ocho irreverentes mencionados arriba.

A-PA-SIO-NAN-TE, como quién dice. Asi que seguimos:

El antes y el después

Antes que nada mostrar algunas fotos del frente, con el recien tranplantado mimbre (y la reja, también hecha por Larrañaga, que separa el jardín de la vereda):

El mimbre en su cajón

El mimbre en su cajón alto, y la jardinera 1

Y acá hay otra con el pitanguero y sus muchas plantitas en maceta, incluida una lavanda que nos tiene chochas a mi madre y a mi:

El pitanguero del frente

El pitanguero del frente y sus protegidas las plantitas

Las bolsas negras no son basura. Es tierra que sobró y que está esperando tranquilamente hasta que yo vea como usarla.

La lavandita, con el cajón F2 al fondo

La lavandita, con la jardinera 2 al fondo

Y claro, no puede faltar una foto de los culpables. Allá abajo se las dejo. Aparecen solo tres, pero en casa hay ocho gatos.

Y noooo, yo no los adopté de buena gana. Los muy rostrudos se mudaron a prepo. Porque los gatos son así, les gusta una casa y se trasladan. Se aquerencian. Y si al dueño/a de casa no le convence, que se rescate (como dirían los planchas).

Estos gatos los trajeron los mellizos-vecinos que mencioné en el post pasado, y se fueron viniendo sin que ni mi madre ni yo pudieramos hacer nada para convencerlos de volver a sus casas. Empezaron apareciendo en el frente y en el patio, continuaron entrando por la ventana de la cocina tan pronto aprendieron a saltar, y terminaron hechos un ovillo en el fondo de la cama de mi madre (sin invitación pero igual la acompañaban a dormir la siesta). Unos rostrudos.

Ni que decir tiene que nos derrotaron. A la larga nos rendimos y aceptamos que éste también es su hogar. Asi que tengo ocho gatos.

OOOOOOOOOOOOCHO GATOS. ARGGGGHHHHH

Se los ve de lo más pacíficos, pero es solo para disimular

Se los ve de lo más pacíficos, pero es solo para disimular

Hecha ésta introducción (ya verán que era necesaria), retomaremos el tema de la quinta:

Paso Cuatro: Conseguir información on-line (más)

Pues si, lo primero es lo primero, y como es obvio figura cuarto en mi lista de cosas para hacer. Pero es que yo ya lo venía haciendo de antes… es por eso :)

Lo que hay que hacer es conseguirse varias páginas interesantes sobre cómo hacer una quinta en espacios (sumamente) reducidos.

Fácil. Encontré montones (muchas más de las que pude revisar a conciencia, quedan en mi lista de favoritos) Algunas que si estuve bichando y me gustaron incluyen ésta, y ésta, y ésta otra de aquí (muy informativa y fácil de leer).

Yyyyy ésta otra (y ‘tá). Además, busqué algunos videos en Youtube. Por ejemplo ésta señora es de lo más educativa (todos los videos que tiene están buenos):

Acá hay una lista con más videos.

Después (fundamental), averiguar cuándo se plantan las cosas. Qué plantar y sobre todo, cuándo y cómo plantar.

Yo tuve suerte que encontré éste Manual para quinteros novatos (no se llama así, pero debería) publicado por la Facultad de Agronomía de la UDELAR, que es una maravilla. Todo bien explicado, simple y con gráficas y todo. Vale la pena descargarlo.

Y acá hay un par de manuales interesantes de permacultura, en una página argentina (se los puede descargar). Me refiero al manual del compostero y el de la huerta urbana. El del secador solar también puede ser útil: http://elcaminodelapermacultura.com/descargas.

pila-de-libros

Muy bien, una vez que me hice una idea de qué se puede plantar en ésta época del año, lo primero que noté (¡cuando no!) es que estaba dos meses atrasada con ésto de arrancar la quinta. Debería haber empezado en agosto, no a mitad de octubre.

Pero bue’, no hay mal que por bien no venga, ahora no tengo presión si las plantas no crecen. Le hecho la culpa a plantar a destiempo y listo. No es feliz el que no quiere en éste país :)

Paso Cinco: Compre semillas (o intercambie)

Y acá los noveles quinteros se tienen que preparar psicológicamente para gastarse una plata. Hasta hace unos años (ni tantos) se podían comprar semillas sueltas en cantidades pequeñas, pero hace un tiempito algún/os burócrata/s de esos que abundan en el Estado uruguayo decidió que “había que proteger al consumidor” contra la venta de semillas truchas. Horror, ¿se imaginan? Algún vivo vendía semillas viejas sueltas, que no andaban.

Y éstos vengadores anónimos, estos preocupados funcionarios públicos, indignados por la falta de calidad, decidieron protegernos. Y en el proceso, nos cagaron a todos los futuros micro-quinteros, como era de esperarse.

semillas y más semillas

Resultado, en aras de la calidad prohibieron vender semillas sueltas. Ahora solo se venden en paquetitos y te las tienen que cobrar más caras porque te venden más, muuuuuchas más de las que vas a necesitar si querés plantar una superficie pequeña de terreno.

Asi que la solución es putear a los burócratas ineficientes (¡Maldiiiitos!) y después visitar al padre de una (que hace quinta también) e intercambiar figuritas (o semillitas, que en éste caso es lo mismo).

Por lo menos los dos nos las ingeniamos para ahorrar tres pesos y una siente que además cagó al INASE, lo que le da puntos extra :)

bags-org-seeds

O al menos yo ahorré plata con las semillas que mi padre me dió. Ahora que lo pienso, no me ha pedido una sola de mis semillas… debe ser por lo tarde que es para plantar. Recáspitas.

En cualquier caso, habrá que juntarse con otros loquitos de la quinta e intercambiar semillas, o aprender a hacer las propias si se puede, porque te termina saliendo caro. Yo gasté unos 600 pesos en semillas (incluidas las de flores para el jardín conjunto con mi madre).

Mi padre me dió varias más, y además compré plantines. Pero igual, apróntense para ser selectivos cuando elijan qué semillas y de qué verduras compran, o van a gastar como 30 dólares en semillas por lo menos.

Por si un obsesivo de los datos (como yo) quiere leer el decreto, acá se los dejo. El culpable es el INASE, Instituto Nacional de Semillas.

Igual, la señora de una de la primera casa de semillas (fuí a dos) me explicó super amable que no me podía vender fraccionado. Yo ni había preguntado, pero se ve que todo el mundo le pide lo mismo: semillas sueltas.

Le dije que ni problema que me hacía, asi que salí del comercio con un montón de paquetitos: acelga, lechuga, zanahoria, rabanitos burro gigante (sigghh), puerros, cebolla valenciana (no pregunten, cuando nazcan el otoño que viene, les cuento cuales son). Ah, y chauchas amarillas. Y tomatitos cherry, albahaca y perejil (los almácigos están emocionados creciendo arriba de la mesa del comedor).

En la segunda casa conseguí repollitos de bruselas, los guantes de dos colores y el ciboulette.

Y no, no me aprendí de memoria las variedades, estoy mirando los paquetes :)

Las que me dió mi padre incluyen maíz, zapallitos, y espinacas.

Y ni pregunten si me acuerdo dónde fue que planté cada cosa. Ni la menor idea.

Sé que planté en unas filas preciosas hechas con el dedo, y tengo como una cosa muuuuy vaga en la cabeza de que me parece que planté acelgas por aquí y porotos por allá, pero no estoy nada segura.

Rabanitos y vegetales-misteriosos-con-dos-hojitas

Rabanitos y vegetales-misteriosos-con-dos-hojitas

Ésto será toda una aventura (identificar las plantas cuando crezcan, buscando imágenes en internet, of course).

Paso Seis: Si derrocha, no se arrepienta

Por supuesto, un quintero novato y derrochón no es feliz si no se compra dos o tres juguetes para la ocasión. Asi que aquí les dejo un detalle de cómo fue que terminé gastando cerca de 500 dólares en armar la micro-quinta:

Cajones: 6000

Tierra y trabajo mellizos: 1000

Semillas: 600

Berretines 1 (semillería): 500

Berretines 2 (barraca Cardozo): 1500

Feria (plantines, etc): 200

Lo que yo llamo mis berretines (porque no eran necesarios pero me hacen feliz) incluyen:

– Una palita de mano roja pa’ escarbar a gusto (buenísima, le voy a sacar el jugo), una regaderita amarilla de dos litros (idea de mi madre, que fuera chica) y un par de guantes verdes y amarillos preciosos (y sin uso de momento).

– Además, compré semillas de flores y plantines de tomate. Una lavanda y una bolsa de compost para los almácigos. Y metros de manguera y unos punteros preciosos que tiran el agua como lluvia. Una canilla nueva para el patio (hacía falta)

– Un serrucho, clavos y demás para hacer un enrejado para los tomates y los porotos (todavía no compré la madera, que me va a salir como 800 pesos más, por mis cuentas). Yyyyy claro, compré un montón de metros de malla plástica negra (pa’l enrejado) que ha resultado más útil de lo que yo me imaginaba en mi guerra con los gatos.

Y hablando de eso, les prometí flor de novela para éste post y me quedé sin contarles nada. Pero ya escribí un montón. En el post tres de ésta serie les hago toda la telenovela. Prometido. Arrivederci :)

Volvieron los links :)

Acá les dejo un link a una página, El invernadero de Martina, que da información general sobre las verduras (origen, etc). Cortita e interesante.

Y ésta otra es bien sencilla pero de lo más ilustrativa sobre plantar en espacios muy pequeños: El balcón Verde.

volver a inicio

Anuncios

Un comentario el “Quinta 2.0 (Parte 2): Los primeros pasos

  1. Pingback: Quinta 2.0 (Parte 3): La guerra | Casa Enlatada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 3 noviembre, 2013 por en Huerta y jardines, Permacultura, PERSONAL.

Información de contacto

Suscribirse a Casa Enlatada

A %d blogueros les gusta esto: